Jardinería, flores, jardín y plantas

HUERTA, SALUD Y ALIMENTACION...




Inicio InfoJardin > Foro > Subforos: Jardinería general - Plagas y enfermedades - Bricolaje jardín y plantas - Identificación de plantas - Diseño de jardines y paisajismo - Diseño de terrazas, balcones y patios - Jardinería ecológica - Naturaleza, flora autóctona y setas - Insectos, entomología y caracoles - Planta de interior - Hoya - Violeta africana - Helechos - Bromelias - Arbustos y trepadoras - Hibiscus - Hortensia - Camelia - Gardenia - Azalea y rododendro - Flores vivaces, perennes y anuales - Geranios - Bulbosas - Árboles ornamentales - Árbol frutal - Hortalizas en huerto y macetas - Tomates - Horticultura por regiones - Hierbas aromáticas y plantas medicinales - Cactus - Cactus epífitos - Suculentas - Fotos de suculentas - Orquídea - Fotos de orquídeas - Phalaenopsis - Cattleya - Cymbidium - Dendrobium - Lista de orquídeas - Bricolaje en cultivo de orquídeas - Bonsáis - Rosas - Césped - Palmeras y cicas - Plantas carnívoras - Estanques y plantas acuáticas - Fuchsias - Foro de compras jardinería - Mercadillo: compra venta jardinería - Ofertas y demandas empleo en jardinería - Intercambio de semillas, esquejes y plantas - Foro de mascotas - Adopciones de perros y gatos - Agapornis y ninfas - Begonias - Cultivo hortalizas en macetas y recipientes (Macetohuertos) - Oncidium


Iosa (El eterno aprendiz)
08/03/10, 18:23:52
Como veo interés abro este hilo para ello y concentramos aquí este tema, al meno yo iré poniendo cosiñas para discutir, y empezamos con este tema a petición de Kira.

HUERTA, SALUD Y ALIMENTACION...

LAS SOLANÁCEAS

La familia de las solanáceas comprende unos 92 géneros con más de 2000 especies; entre sus miembros se encuentran muchas plantas estimulantes, venenosas y medicinales, como el tabaco, el beleño negro, la mandrágora y la belladona; y alguno de nuestros alimentos más universalmente usados: patatas, tomates, berenjenas y pimientos de todas clases (verdes, rojos, guindillas, chiles, pimentón, cayena, etc).

Las solanáceas contienen alcaloides, sustancias estimulantes, alucinógenas, que a veces se utilizan para elaborar medicamentos. Son alcaloides la cafeína, la teofilina, la teobromina, el opio, la morfina, la heroína, la nicotina, etc.

En las solanáceas alimenticias, un tipo de alcaloide, la solanina que es un gli-coalcaloide, está presente en muy pequeñas cantidades. La concentración de solanina es menor en los productos maduros que en los verdes. El almacenamiento con luz y calor puede aumentar el contenido hasta grados tóxicos, esto es especialmente cierto en las patatas viejas almacenadas de modo incorrecto.

La solanina es muy estable y no se destruye con la cocción ni con la digestión, por lo que es almacenada en el cuerpo. En cantidades altas, la solanina es muy tóxica; si se diese a un caballo la solanina contenida en 50 Kg de patatas se le mataría.

Muchas personas especialmente sensibles a la solanina, sufren algunos trastornos en su estado de salud físico y psíquico, siendo el más visible, la calcificación de tejidos blandos (articulaciones, arterias, riñones, pulmones, etc).

Hans Selye le ha llamado "el síndrome calcifiláctico"; interviene en la artritis, la artritis reumatoide, la arteriosclerosis, la insuficiencia coronaria, la esclerosis cerebral, los cálculos renales, la bronquitis crónica, la osteoporosis, la hipertensión, el lupus eritematoso ....).

Es fácil después de una comida con una cantidad abundante de pimientos, tomates y patatas, tener dolores musculares y calambres, que se atribuyen a la falta de calcio circulante en sangre (la solanina lo retira).

El grupo de alimentos que incluye las patatas, los pimientos, los tomates y las berenjenas se conoce en USA con el nombre de nightshades (sombras de la noche). Norman Childers y Gerad Russo, autores del libro "Los nightshades y la salud", aseguran que quienes siguen una dieta exenta de solanáceas y sin fumar, mejoran y a veces se recuperan de sus problemas articulares.

Las patatas se pueden sustituir en los guisos por nabos o por calabazas de invierno, y en los purés por mijo.



Os recomiendo este maravilloso libro, para mí :5-okey: de lo mejor:

EL EQUILIBRIO A TRAVES DE LA ALIMENTACION (Sentido comun, ciencia y filosofia oriental)

Autora:

OLGA CUEVAS FERNANDEZ

Nacida en Ponferrada (León) en 1950; se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad de Salamanca y se doctoró en Bioquímica por la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado numerosos trabajos de investigación científica, publicados en revistas de prestigio internacional, en los departamentos de en/imoquímica y química médica del Centro Nacional de Química Orgánica del Instituto Superior de Investigaciones Científicas de Madrid y trabajos de investigación en el campo de los productos naturales en la Universidad de Sussex (Inglaterra). Especialista en Nutrición y Salud por la Universidad Politécnica de Madrid, actualmente es catedrática de Enseñanza Secundaria en León.

Adquirió conocimientos de naturopatía y filosofía oriental en el centro de estudios holísticos de la asociación Este-Oeste de Navarra. Colabora en la divulgación de temas relacionados con la nutrición y la salud a través de revistas de carácter alternativo y como ponente en congresos de naturópatas.

Imparte cursos y conferencias sobre nutrición y medicina oriental en diversos centros españoles.

Esta es mas o menos la versión oficial abalada por supuesto por la FDA de estados unidos, cuanto menos una mafia que controla el mundo alimentario y de los farmacos y que se venden al mejor postor en el campo alimentario o de la salud.

Después pongo otras teorías… Y que cada cual Juzgue.

Alimentos conservados por irradiación: Consiste en la aplicación sobre el alimento de radiaciones ionizantes (Isotopos radiactivos) bajo un estricto control. Las radiaciones más empleadas son la gamma, obtenidas a partir de la desintegración radioactiva de isótopos de cobalto y cesio.

El método es muy eficaz porque prolonga la vida útil de un producto en las mejores condiciones. Existe un símbolo internacional propuesto para identificar, en el etiquetado, los alimentos que han sido sometidos a un proceso de irradiación. Pero el símbolo no aparece en el etiquetado europeo, aunque si debe mencionarse en la etiqueta que el producto o sus ingredientes han sido irradiados.

Como la irradiación no aumenta la temperatura puede aplicarse a productos congelados.

También aumenta las condiciones de seguridad para el consumo de alimentos, por ejemplo, evita la salmonelosis. Facilita desparasitar frutas, hierbas y especias.

EQUIPOS DE RADIACIÓN
Las instalaciones consisten en una fuente de isótopos que normalmente suelen ser el cobalto 60 o el cesio 137. La instalación cuenta con una piscina dado que la fuente isotópica no se puede conectar y desconectar al antojo por lo que para que el personal pueda entrar en las instalaciones se mete la fuente dentro de la piscina y desaparece el peligro para la salud del personal trabajador.

Cuando las instalaciones entran en funcionamiento se carga el alimento en una cinta sin fin que da vueltas alrededor de la fuente isotópica para que los alimentos sean tratados de forma uniforme, y se eleva por encima de la piscina dicha fuente isotópica. Las instalaciones son de hormigón y blindajes de plomo y están en forma de caracol para que las radiaciones no puedan escapar del recinto, y se aplican medidas de extraordinaria seguridad para que, por accidente, no pueda elevarse la fuente isotópica cuando los trabajadores estén dentro de las instalaciones. Una vez el alimento ha sido sometido a las radiaciones, está listo para ser comercializado. El cobalto 60 tiene una vida media de 30 años y está mucho más controlado legalmente que el cesio 137 que tiene una vida media algo superior a los 5 años.

Los generadores de electrones acelerados están constituidos por un cátodo caliente que suministra los electrones a un tubo evacuado y éstos son acelerados en un campo electrostático de alto voltaje y a continuación se dirige directamente sobre el alimento preenvasado que permite una distribución homogénea. Los generadores de electrones pueden conectarse y desconectarse a voluntad.

La aplicación de radiaciones ionizantes tiene un efecto de destrucción sobre los microorganismos. Tiene un efecto inmediato en ellos en cuanto a que los lípidos son muy sensibles a las radiaciones y, como sabemos, éstos se encuentran a nivel de la membrana celular cambiando su permeabilidad y se provoca la muerte celular. Por otra parte, a largo plazo se rompen los enlaces débiles de los pares de bases de los ácidos nucleicos y las células bacterianas no se multiplican.

Las células vegetativas son destruidas fácilmente en tanto que los virus y esporas son más resistentes.

Cuanto más sencilla es la estructura, más difícil es su destrucción por este tratamiento.

Si este método es utilizado previamente a la aplicación de calor, se pueden conseguir niveles de esterilización comercial tras el calentamiento dado que los microorganismos serán más sensibles al calor y sin embargo no se verán afectados o de forma escasa tanto las propiedades nutritivas como las organolépticas del alimento.

Existen dos problemas que presenta la irradiación y son:

• La radiación elimina microorganismos alterantes pero no bacterias patógenas por lo que se elimina un valioso sistema de indicación de la salubridad del alimento.
• La radiación destruye las bacterias productoras de toxinas pero no las toxinas que una vez liberadas al medio constituyen un riesgo de intoxicación.

Las dosis máximas permitidas para los alimentos son de 15KGy. A estas dosis tanto el cesio como el cobalto no tienen radiaciones inducidas. En las peores condiciones el bombardeo de electrones presenta un 2% de la dosis de radiación aceptable y en condiciones normales un 0,0001%. El comité de expertos de irradiación de alimentos considera que esta dosis no supone ningún riesgo de intoxicación.

Los productos radiolíticos surgen de la reacción entre radicales libres y materia orgánica. No se ha visto que haya efectos sobre los animales de experimentación. Su presencia es indicadora de si un alimento ha sido irradiado.

Los productos radiolíticos surgen de la reacción entre radicales libres y materia orgánica. No se ha visto que haya efectos sobre los animales de experimentación. Su presencia es indicadora de si un alimento ha sido irradiado.

Sobre los efectos en los envases de alimentos, en el poliestireno y polietileno no se ha visto que se produzcan efectos. En el vidrio a dosis de 10 KGy se producen pardeamientos, en el polipropileno a dosis de 25 KGy se produce pérdida de fuerza mecánica. Finalmente, en el cartón y PVC a dosis de 100 KGy se da pérdida de consistencia y pardeamiento liberándose ácido clorhídrico respectivamente.

En lo que se refiere a los efectos sobre los alimentos:
Proteínas: A bajas dosis no se producen efectos. A altas dosis pueden aparecer olores atípicos debido a la destrucción de puentes disulfuro.
Hidratos de carbono: son hidrolizados y oxidados pero no hay pérdida de valor nutritivo. En el tomate se observa pérdida de consistencia.
Lípidos: Se forman radicales y oxidación. Aparecen olores atípicos. Estos efectos son evitables si el tratamiento se realiza a bajas temperaturas y en ausencia de oxígeno.

Vitaminas: La pérdida de vitaminas dependerá del entorno donde se encuentran.

Las autoridades consideran la irradiación como un aditivo y no como un tratamiento.

Cualquier alimento irradiado ha de llevar una marca de color verde. Así mismo, las palabras “tratados por radiaciones” que han de aparecer con un tamaño no más pequeño que un tercio de la letra más grande que aparezca en el envase.
El proceso de la irradiación de los alimentos no vuelve a los alimentos radioactivos. Actúa transmitiendo energía a través de los alimentos, eliminando microorganismos potencialmente mortales y dejando un nivel de radiación residual de cero. A diferencia de la radiación nuclear, la irradiación no emite neutrones y por lo tanto no deja a su objetivo la capacidad de "fundirse" o de crear reacciones en cadena.

La irradiación se aprobó por primera vez para la fumigación del trigo en 1963. Desde entonces, ha continuado la aprobación de las frutas, verduras, especias y carne de ave. Aunque la irradiación se ha utilizado durante varias décadas, ¿el público la ha aceptado completamente? Bien, de acuerdo con the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el mercado de prueba muestra que los consumidores están dispuestos a comprar alimentos irradiados. Al menos la mitad de ellos compran alimentos irradiados, si se les da la opción entre el producto irradiado y el mismo producto sin radiación.

terrazocultor
10/03/10, 00:00:29
Hola,

Interesante exposición sobre las solanáceas, Iosa. Es sabido que estas plantas contienen algunas sustancias sumamente tóxicas, como la nicotina y la solanina.

La solanina está presente en la mata de tomate, patata, berenjena y pimiento, pero mas bien en el tallo y hojas, y muy poco o nada en el fruto. Afortunadamente. Bueno, habría que hacer una excepción: Algunas variedades de patatas mal conservadas, como tú mismo dijiste.

Aunque una planta de tomate parezca inocente, contiene solanina suficiente como para hacer mucho daño, pero repito: no los tomates. No el fruto.

Otra cosa, es el resto de la planta, que nosotros no nos comemos.
Si cogemos una planta de tomate, sus tallos y hojas. Las ponemos en una olla con agua, la cocemos para extraer sus jugos, después filtramos ese caldo, evaporamos el agua, y quedará un residuo denso como la miel. Quizás necesitemos 10 matas de tomate para obtener una sola cucharada de ese residuo denso: Eso es una sustancia mortífera por la concentración de solanina que contiene, y la solanina no es mucho menos tóxica que por ejemplo, la estricnina. Cuando estuve investigando con el tema venenos, la nicotina y eso, me quedé sorprendido del poder de la solanina. Una cucharada de ese residuo matará de forma fulminante a una persona.

Sin embargo, yo me siento absolutamente tranquilo consumiendo tomate, berenjena y pimiento, porque, primero, esos tóxicos no se concentran en los frutos (la naturaleza es así de generosa -y utilitaria e interesada- a veces). Si una planta ofrece frutos tóxicos, los animales no la comerán, y esa planta tiene menos probabilidades de prosperar por no ver esparcidas sus semillas gracias a los animales que las comen. Y segundo, las solanáceas tienen numerosos nutrientes muy beneficiosos.

Como decían los antiguos: La dosis hace el veneno. Comerse un concentrado de un kilo de tomate seguro que no es bueno, pero "un tomatico", no creo que haga daño...

Al final, la cosa reside en el balance: Suponiendo que las solanáceas tengan pros y contras, ¿que pesa mas? ¿los pros? ¿o las contras?

Iosa (El eterno aprendiz)
10/03/10, 21:21:21
Hola terrazocultor. Veo que sabes un rato del tema, pero no tengo nada claro que los tomates no contengan nada de Solanina, muchos autores dicen lo contrario, personalmente no puedo asegurarlo, no soy científico para poder analizarlo.

De todas formas la gran mayoría se recogen verdes y no maduran en la planta.

troyano
10/03/10, 22:07:00
[QUOTE=

De todas formas la gran mayoría se recogen verdes y no maduran en la planta.[/QUOTE]

precisamente es cuando están verdes que contienen mas solanina y en dietetica los tomates verdes están considerados como un veneno a largo plazo

Iosa (El eterno aprendiz)
10/03/10, 23:44:14
Por eso mismo lo digo.

Iosa (El eterno aprendiz)
11/03/10, 09:25:15
Esta es mas o menos la versión oficial abalada por supuesto por la FDA de estados unidos, cuanto menos una mafia que controla el mundo alimentario y de los farmacos y que se venden al mejor postor en el campo alimentario o de la salud.

Después pongo otras teorías… Y que cada cual Juzgue.

Alimentos conservados por irradiación: Consiste en la aplicación sobre el alimento de radiaciones ionizantes (Isotopos radiactivos) bajo un estricto control. Las radiaciones más empleadas son la gamma, obtenidas a partir de la desintegración radioactiva de isótopos de cobalto y cesio.

El método es muy eficaz porque prolonga la vida útil de un producto en las mejores condiciones. Existe un símbolo internacional propuesto para identificar, en el etiquetado, los alimentos que han sido sometidos a un proceso de irradiación. Pero el símbolo no aparece en el etiquetado europeo, aunque si debe mencionarse en la etiqueta que el producto o sus ingredientes han sido irradiados.

Como la irradiación no aumenta la temperatura puede aplicarse a productos congelados.

También aumenta las condiciones de seguridad para el consumo de alimentos, por ejemplo, evita la salmonelosis. Facilita desparasitar frutas, hierbas y especias.

EQUIPOS DE RADIACIÓN
Las instalaciones consisten en una fuente de isótopos que normalmente suelen ser el cobalto 60 o el cesio 137. La instalación cuenta con una piscina dado que la fuente isotópica no se puede conectar y desconectar al antojo por lo que para que el personal pueda entrar en las instalaciones se mete la fuente dentro de la piscina y desaparece el peligro para la salud del personal trabajador.

Cuando las instalaciones entran en funcionamiento se carga el alimento en una cinta sin fin que da vueltas alrededor de la fuente isotópica para que los alimentos sean tratados de forma uniforme, y se eleva por encima de la piscina dicha fuente isotópica. Las instalaciones son de hormigón y blindajes de plomo y están en forma de caracol para que las radiaciones no puedan escapar del recinto, y se aplican medidas de extraordinaria seguridad para que, por accidente, no pueda elevarse la fuente isotópica cuando los trabajadores estén dentro de las instalaciones. Una vez el alimento ha sido sometido a las radiaciones, está listo para ser comercializado. El cobalto 60 tiene una vida media de 30 años y está mucho más controlado legalmente que el cesio 137 que tiene una vida media algo superior a los 5 años.

Los generadores de electrones acelerados están constituidos por un cátodo caliente que suministra los electrones a un tubo evacuado y éstos son acelerados en un campo electrostático de alto voltaje y a continuación se dirige directamente sobre el alimento preenvasado que permite una distribución homogénea. Los generadores de electrones pueden conectarse y desconectarse a voluntad.

La aplicación de radiaciones ionizantes tiene un efecto de destrucción sobre los microorganismos. Tiene un efecto inmediato en ellos en cuanto a que los lípidos son muy sensibles a las radiaciones y, como sabemos, éstos se encuentran a nivel de la membrana celular cambiando su permeabilidad y se provoca la muerte celular. Por otra parte, a largo plazo se rompen los enlaces débiles de los pares de bases de los ácidos nucleicos y las células bacterianas no se multiplican.

Las células vegetativas son destruidas fácilmente en tanto que los virus y esporas son más resistentes.

Cuanto más sencilla es la estructura, más difícil es su destrucción por este tratamiento.

Si este método es utilizado previamente a la aplicación de calor, se pueden conseguir niveles de esterilización comercial tras el calentamiento dado que los microorganismos serán más sensibles al calor y sin embargo no se verán afectados o de forma escasa tanto las propiedades nutritivas como las organolépticas del alimento.

Existen dos problemas que presenta la irradiación y son:

• La radiación elimina microorganismos alterantes pero no bacterias patógenas por lo que se elimina un valioso sistema de indicación de la salubridad del alimento.
• La radiación destruye las bacterias productoras de toxinas pero no las toxinas que una vez liberadas al medio constituyen un riesgo de intoxicación.

Las dosis máximas permitidas para los alimentos son de 15KGy. A estas dosis tanto el cesio como el cobalto no tienen radiaciones inducidas. En las peores condiciones el bombardeo de electrones presenta un 2% de la dosis de radiación aceptable y en condiciones normales un 0,0001%. El comité de expertos de irradiación de alimentos considera que esta dosis no supone ningún riesgo de intoxicación.

Los productos radiolíticos surgen de la reacción entre radicales libres y materia orgánica. No se ha visto que haya efectos sobre los animales de experimentación. Su presencia es indicadora de si un alimento ha sido irradiado.

Los productos radiolíticos surgen de la reacción entre radicales libres y materia orgánica. No se ha visto que haya efectos sobre los animales de experimentación. Su presencia es indicadora de si un alimento ha sido irradiado.

Sobre los efectos en los envases de alimentos, en el poliestireno y polietileno no se ha visto que se produzcan efectos. En el vidrio a dosis de 10 KGy se producen pardeamientos, en el polipropileno a dosis de 25 KGy se produce pérdida de fuerza mecánica. Finalmente, en el cartón y PVC a dosis de 100 KGy se da pérdida de consistencia y pardeamiento liberándose ácido clorhídrico respectivamente.

En lo que se refiere a los efectos sobre los alimentos:
Proteínas: A bajas dosis no se producen efectos. A altas dosis pueden aparecer olores atípicos debido a la destrucción de puentes disulfuro.
Hidratos de carbono: son hidrolizados y oxidados pero no hay pérdida de valor nutritivo. En el tomate se observa pérdida de consistencia.
Lípidos: Se forman radicales y oxidación. Aparecen olores atípicos. Estos efectos son evitables si el tratamiento se realiza a bajas temperaturas y en ausencia de oxígeno.

Vitaminas: La pérdida de vitaminas dependerá del entorno donde se encuentran.

Las autoridades consideran la irradiación como un aditivo y no como un tratamiento.

Cualquier alimento irradiado ha de llevar una marca de color verde. Así mismo, las palabras “tratados por radiaciones” que han de aparecer con un tamaño no más pequeño que un tercio de la letra más grande que aparezca en el envase.
El proceso de la irradiación de los alimentos no vuelve a los alimentos radioactivos. Actúa transmitiendo energía a través de los alimentos, eliminando microorganismos potencialmente mortales y dejando un nivel de radiación residual de cero. A diferencia de la radiación nuclear, la irradiación no emite neutrones y por lo tanto no deja a su objetivo la capacidad de "fundirse" o de crear reacciones en cadena.

La irradiación se aprobó por primera vez para la fumigación del trigo en 1963. Desde entonces, ha continuado la aprobación de las frutas, verduras, especias y carne de ave. Aunque la irradiación se ha utilizado durante varias décadas, ¿el público la ha aceptado completamente? Bien, de acuerdo con the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el mercado de prueba muestra que los consumidores están dispuestos a comprar alimentos irradiados. Al menos la mitad de ellos compran alimentos irradiados, si se les da la opción entre el producto irradiado y el mismo producto sin radiación.



UN NUEVO ATAQUE CONTRA SU SALUD: LA IRRADIACIÓN DE ALIMENTOS

Este artículo denunciando los inicios de esta practica en Estados Unidos, es del 1987 extraído de el libro VIDA SANA (Martínez roca), cuando ni teníamos ordenadores y menos existía Internet a nivel social


Tras haber explicado la importancia capital de la alimentación para el conjunto de la salud, e incluso para conservar la vida, no puedo concluir este capítulo sin llamar su atención sobre lo que probablemente es el intento más escandaloso de contaminar su comida (y, en consecuencia, su salud) que se ha urdido en la historia de este planeta.
La irradiación de alimentos, su exposición al material radiactivo.

Como lo oye: los mismos desechos radiactivos de los que tanta gente protesta y contra los que se manifiestan en las calles, se van a usar ahora para bombardear los alimentos.

Uno se queda pasmado ante la desfachatez de quienes promueven tales monstruosidades.
Sé que muchos lectores torcerán el gesto al leer esto. Jamás han oído nada acerca de esa radiación de los alimentos. Es lógico que así sea, pues se están haciendo esfuerzos gigantescos para que la cosa no trascienda. Quienes perpetran esa locura utilizan todos los medios posibles para conseguir que las leyes se aprueben y pongan en vigor sin que usted se entere del asunto.

¿Qué otra cosa podría esperar, teniendo en cuenta lo que se proponen hacer?

Si no expresa su desconformidad con esta situación ahora mismo, hacia el final de esta década gran parte de los alimentos que consuma habrán sido tratados con radiación emitida por material y residuos nucleares mortíferos*. ¡Se trata de «detenerlo ahora o comerlo más tarde!».

¿Quién está detrás de esa hazaña maligna? Se trata de ningún agente exterior, sino del Departamento de Energía (DOE) y la Administración Internacional de Energía Atómica (IAEA), con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (WHO) y la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA).
Í
* Dos productos secundarios de la producción de armas nucleares son el Cobalto-60 y el Cesio-137. Estos elementos se usarán para irradiar los alimentos.

Puede estar seguro de que los posibles beneficios de este mal uso del «progreso» serán glorificados hasta que parezcan el segundo advenimiento, mientras que los peligros —que son muchos— serán minimizados hasta que no parezcan más molestos que una comezón en un pie.

Los alimentos irradiados recibirán dosis muy elevadas de radiación, desde algunos minutos a mucho más tiempo, según la clase de alimento. La dosis se mide en RAD (dosis de roentgen absorbidas). Un RAD es más que la radiación emitida por un rayo X. Trescientos RAD matarán a la mitad de las personas expuestas directamente a ellos y esterilizarán a las restantes. ¿Sabe cuántos RAD en nuestros alimentos está dispuesta a autorizar la FDA? Cien RAD las frutas y verduras y 3 millones en las hierbas y especias. ¡Y hasta ahora creía que la razón de ser de la FDA era la protección de los consumidores! Los alimentos cuya irradiación ha sido aprobada en Estados Unidos incluyen patatas, trigo, harina de trigo, carne de cerdo, cuarenta y siete hierbas y especias, semillas y té. ¿No lo sabía? La irradiación se promueve porque así los alimentos podrán con¬servarse más tiempo en las estanterías de los mercados. ¿Por qué no adquirir una patata fresca en lugar de otra bombardeada con desechos nu¬cleares, de modo que pueda permanecer dos meses en el expositor del supermercado sin estropearse? Dejen que se estropee. La naturaleza quiere que los alimentos no consumidos se estropeen, y por eso buscaremos la comida más fresca posible.

¿Quién se beneficia de una duración más larga en los estantes? ¡Usted no!

La FDA se apresura a señalar que la irradiación de los alimentos no los convierte en radiactivos a menos que haya un mal funcionamiento del equipo o una filtración. Ese «a menos que» es el más grave en la historia de la humanidad. Si el equipo que produce lavadoras funciona mal y usted acaba adquiriendo un electrodoméstico defectuoso y tiene que cambiarlo por otro, eso es realmente molesto... pero por lo menos su vida no corre peligro. Si el equipo que irradia sus alimentos funciona mal, usted y sus hijos comen alimentos radiactivos. ¿Vale la pena correr ese riesgo? ¿No funcionan mal las máquinas? ¿No estalló en el aire un aparato teóricamente tan perfecto como la lanzadera espacial? ¿No ocurrió el desastre de Chernobyl? Desde luego, algún «experto» le dirá que las posibilidades de que eso suceda son de una entre un millón, lo cual resulta muy tranquilizador... hasta que su hijo pague el precio de esa «única» posibilidad con leucemia o vaya a saber qué. Cuando se trata de su hijo, no importa que la posibilidad sea de una entre un millón o cuatro mil millones.

La FDA sostiene que la comida irradiada es «segura y saludable». Pero su propuesta más reciente también afirma: «Sin embargo, la destrucción de nutrientes no es preocupante». Magnífico. ¿Para quién no es preocupante? Decir que la destrucción de nutrientes no es preocupante es tan aventurado como afirmar que la irradiación es saludable. ¿Quiere comprar esta casa? Aparte del hecho de que el tejado carece de apoyo y se vendrá abajo si cierra la puerta demasiado fuerte, es perfectamente segura. ¿Compraría un coche que le anuncian como seguro mientras pase por alto que los frenos no funcionan cuesta abajo y el volante falla en las curvas cerradas? No es de extrañar que quienes proponen esta atroz innovación quieran que se apruebe sin llamar la atención del público, antes de que usted averigüe lo que traman. ¿Tomaría en serio a alguien que intenta venderle alimentos «saludables» cuyos nutrientes han sido destruidos? Y esos procedimientos los destruyen. Los grupos de aminoácidos (proteínas) se desintegran; las grasas y los ácidos grasos, muy sensibles a la radiación, se descomponen en sustancias tóxicas; los hidratos de carbono se descomponen en sustancias que obstaculizan la división celular; algunas enzimas son destruidas mientras que las vitaminas o son destruidas o pierden sus cualidades.

Esto es lo que la FDA considera «seguro y saluda¬ble». A lo largo de su trayectoria, la FDA se ha equivocado algunas veces al declarar seguros determinados artículos. Basta recordar que aprobó con su sello oficial cosas como la talidomida, la bendectina, los sulfatos, el EDB, el DES, el amianto y el «Dalkon Shield» ¿Vamos a confiar ahora en que la irradiación de los alimentos es más segura que todo eso?

Aunque la FDA afirma que la irradiación de alimentos se regulará de manera estricta, éstas son palabras vacías, poco sinceras, porque, como ellos mismos admiten, «la FDA no ha hecho una relación de centros o empresas en Estados Unidos que traten los alimentos. Las empresas que tratan alimentos no necesitan registrarse en la FDA» ¿Cómo diablos van a regular estrictamente los centros de radiación si no saben quiénes son ni dónde están, qué irradian y qué productos van a ser sometidos a irradia¬ción?

En cuanto a la «seguridad», también hay algo qué decir.

Unos científicos alemanes han descubierto que los recipientes y en¬vases de plástico en los que se irradian los alimentos transmiten sustancias tóxicas al alimento durante el proceso. Una auditoría interna realizada en 1982 en la FDA, demostró que sólo el 1 % de 413 estudios realizados a lo largo de treinta años parecían apoyar la seguridad. Dos estudios rusos sobre ratas alimentadas con comida irradiada revelaron daños en los riñones y los testículos.

En la India, unos niños que tomaron alimentos irradiados presentaron lesiones en los cromosomas y anormalidades en la sangre asociadas con leucemia. Los científicos alemanes descubrieron tantos efectos nocivos que en Alemania Occidental se ha prohibido legalmente la irradiación de los alimentos. Esos efectos incluyen mutaciones, reducción de la fertilidad, trastornos metabólicos, disminución de la tasa de crecimiento, reducción de la resistencia a la enfermedad, cambios en el peso de los órganos, tumores y otras afecciones.

En Gran Bretaña también se ha prohibido la irradiación de alimentos. Un doctor japonés, Takahashi Kosei, revisó los estudios en los que la Organización Mundial de la Salud había basado su aprobación de la irradiación. Analizó de nuevo los datos y descubrió que no demostraban la seguridad, sino que las patatas irradiadas causaban problemas arteriales, mayor mortalidad, mutaciones y aumento del peso de los órganos; el trigo irradiado ocasionaba cambios en los glóblulos blancos de la sangre, las cebollas irradiadas causaban una mayor tasa de mortalidad y cambios en los ovarios y testículos; el arroz irradiado ocasionaba trastornos en la pituitaria, la tiroides, el corazón y los pulmones, y también originaba tumores. Mil doscientos veintitrés estudios húngaros no apoyaron la seguridad de los alimentos irradiados.

Por otro lado, ¿es cierto que la irradiación aumenta el tiempo de conservación de los alimentos? Hay muchos estudios que ponen en tela de juicio la eficacia de la irradiación para prolongar la «vida en la estantería», que es uno de los principales objetivos de este procedimiento. El doctor Noel Sommer, de la Universidad de California, en Davis, fue con¬tratado por la Comisión de Energía Atómica, desde 1963 a 1973, para que estudiara la posibilidad de irradiación como una técnica de preserva¬ción de frutas y verduras, y llegó a las siguientes conclusiones:

1ª Al cortar fresas irradiadas, goteaban a causa de las lesiones producidas por la irradiación.
2ª Los cítricos son más sensibles a enfermedades y lesiones ocasionadas por la refrigeración después de haber sido irradiados.
3ª En los vegetales irradiados se producen cambios en el color, aroma, sabor y textura que hacen objecionable el proceso, y pueden requerir aditivos químicos.
4ª La irradiación de los alimentos no es probablemente un medio suficiente para hacer frente a emergencias agrícolas como la plaga de la mosca de la fruta, que se considera uno de sus usos principales. El coste de construir y mantener suficientes plantas, que estuvieran disponibles cuando fueran necesarias, sería prohibitivo.
5ª Es dudoso que la duración de cualquier producto fresco (vivo) se prolongue más allá de unos pocos días utilizando la irradiación para controlar los organismos de la putrefacción, y no hay ninguna posibilidad de que la radiación gamma pueda sustituir a los fungicidas.

Otra afirmación que se hace es que los alimentos irradiados serían menos caros. Eso es ridículo. Se producirían costes adicionales que correrían a cargo del consumidor, a pesar de la insistencia del Departamento de Energía y la industria alimentaria en que la reducción de los alimentos desperdiciados rebajaría los precios. Esos costes se desglosan así: au¬mento de precio entre dos y doce centavos por libra de alimento irradiado, según la clase de alimento, millones de dólares de impuestos ya presupuestados para financiar la construcción y las operaciones de los centros de irradiación, gastos de promoción a fin de lograr la aceptación pública de la irradiación y los costes astronómicos de «limpieza» en caso de un acontecimiento trágico o una filtración accidental de materiales radiactivos en el entorno.

La FDA intenta cuanto está en su mano para engañar al público y protegerse contra las posibles acusaciones si algo saliera mal. Querían sustituir las leyes de etiquetado vigentes por un decreto que eximiera de la necesidad de etiquetas en el comercio al por menor. Por suerte, un movimiento de consumidores activistas encabezado por la organización NCSFI, obligó a la FDA a adoptar el requisito del etiquetado. La posición de la FDA era que los consumidores carecían de los conocimientos necesarios para comprender las palabras «tratado con radiación gamma» y podrían resistirse a comprar alimentos etiquetados de ese modo. ¡Hay que tener desfachatez para sostener semejantes argumentos! La verdad es que han de tomar medidas para combatir nuestro instinto natural de supervivencia, no vaya usted a protegerse innecesariamente del peligro. Eso no puede ser, porque ellos no van a permitir un retraso tan exasperante en sus planes. Cuando llevan a las vacas al matadero, de vez en cuando una de ellas se desmanda, intenta liberarse, y es preciso rodearla para devolverla a su sitio. Eso también supone una molestia considerable para los granjeros que conducen el ganado al matadero.

El 12 de diciembre de 1985, la FDA declaró en una conferencia de prensa que a los alimentos irradiados los etiquetarían con la expresión «Pico-Waved». No busque ese término en un diccionario de física porque no lo encontrará. Ya ve lo inteligentes que son y el ingenio que tienen para obligarle a hacer lo que quieren. Inventaron una palabra que no des¬pertará recelo en el público y le pondrán muchas menos objeciones que a la verdad... Además, se proponen cambiar la irradiación de alimentos, para que pase de un «aditivo» a un «proceso», lo cual, desde el punto de vista de la FDA, significa que la irradiación dejará automáticamente de estar sometida a una revisión de la seguridad o a tests de toxicidad. Esto, más el establecimiento de la comisión conjunta, hace que la FDA quede al margen como una fuerza efectiva para la regulación de la industria. La industria de la irradiación de alimentos quedará libre para «regularse» a sí misma, es decir, para hacer cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier parte. Nadie tendrá ningún control sobre ella. ¿Qué le parece la situación?

El propósito de la irradiación de alimentos es librar al Departamento de Energía de su problema con los desechos nucleares y beneficiar al mismo tiempo a la industria alimentaria. Autoriza el alquiler de material radiactivo propiedad del Estado a la industria privada, a fines de irradiación de los alimentos. Los mismos residuos nucleares que presentan un problema considerable a tantas personas y que ha producido temor y aprensión entre el público adquirirá ahora un aura de respetabilidad. Las agencias gubernamentales ya no tendrán que estrujarse el cerebro tratando de encontrar la manera de depositar con seguridad esos desechos, pues ahora se van a alquilar y distribuir a las empresas para que ganen dinero con ellos. ¿Y cómo lo van a ganar? Tratando los alimentos con esos residuos nucleares.

¿Cómo sabrá que está adquiriendo alimentos irradiados? Habrá una flor en el envase. ¡No una calavera y un par de tibias, sino una flor! Por lo menos podrían poner una flor marchita.

El Instituto de Salud y Energía, un grupo de vigilancia sin intereses lucrativos, preocupado por los peligros de la radiación, resumió así la situación: «El DOE no trata de encontrar la mejor manera de preservar los alimentos o proteger la salud humana, sino que intenta encontrar una manera conveniente de librarse de una parte de sus residuos nucleares originados por la construcción de armas atómicas.» No debemos permitirles que se salgan con la suya.

Si el Departamento de Energía sigue adelante con sus proyectos, antes de diez años habrá un millar de centros de irradiación de alimentos a lo largo y lo ancho de Estados Unidos. La verdad es que esos centros de irradiación de alimentos no son más que basureros de residuos nucleares con un nombre atractivo. En cada estado de la Unión habrá una media de veinte centros de irradiación o basureros de residuos nucleares, lo cual plantea graves cuestiones relativas a los peligros del transporte, manejo y uso de los materiales radiactivos. La Comisión Reguladora Nuclear no se ha caracterizado por un control riguroso de las violaciones de la seguridad y la prevención de accidentes en las noventa y ocho centrales nucleares actuales.

¡Y sólo son noventa y ocho centrales!

Ahora quieren instalar mil centros para irradiación de alimentos. La cantidad de material radiactivo que entraría y saldría de uno de esos centros en cinco años equivaldría a cinco veces el total de todas las fuentes de desechos radiactivos de bajo nivel producidos en Estados Unidos en 1981. En la actualidad, se calcula que existen 200 millones de kilos de desechos radiactivos de alto nivel enterrados en depósitos temporales en todos los Estados Unidos. La actividad de esos residuos radiactivos dura 250.000 años. Si se considera que habrá una media de veinte de esos depósitos en cada estado, todos los habitantes del país tendrán uno de ellos no demasiado lejos de donde viven. ¿Y quién quiere tener semejante amenaza en su vecindad? ¿Quién quiere correr el riesgo de que sus hijos puedan ser envenenados por los residuos nucleares? ¿Quién quiere permanecer de brazos cruzados y permitir que levanten un millar de centros de irradiación en todo el país?

El 17 de octubre de 1986, el presidente Ronald Reagan declaró: «El peligro de los residuos tóxicos es quizá el problema ambiental más apremiante al que se enfrenta nuestro país».* Es absolutamente incomprensi¬ble que mientras se aplaude al presidente por destinar nueve millones de dólares a fin de crear un super fondo para limpiar los lugares donde se de¬positan los residuos tóxicos, el Departamento de Energía planea a sus espaldas la creación de mil depósitos de residuos nucleares en todo el país... no solamente depósitos de residuos tóxicos, sino de residuos nucleares, la sustancia más tóxica de todas.

Entonces, convencidos como están de lo crédulos y estúpidos que somos, nos dicen que no se trata de depósitos de residuos, sino de centros para la irradiación de alimentos. A pesar de que son los mismos residuos nucleares a los que tanto teme la ciudadanía en general, suponen que vamos a respirar aliviados simplemente porque quienes están dispuestos a obtener unos beneficios de este ataque escandaloso contra nuestra salud han ideado un nombre que suscita menos objeciones.

Debe tener bien clara una cosa. A pesar de los intentos de justificar este abuso y esta contaminación de nuestros alimentos como un tratamiento beneficioso, en realidad tiene muy poco que ver con la protección de los alimentos. La verdad es que toda la controversia sobre la irradiación de los alimentos es una cobertura taimada y una cortina de humo destinada a distraer la atención del problema real: las cabezas nucleares de los misiles y el plutonio.

En el momento de redactar estas líneas, cada año se producen en Es¬tados Unidos 1.800 cabezas nucleares, lo cual requiere una considerable cantidad de plutonio. Los viejos reactores militares norteamericanos, que ahora producen el plutonio para los misiles, apenas pueden mantener el ritmo de la actual producción nuclear. Y como un reactor nuevo cuesta diez mil millones de dólares, la construcción de reactores nuevos es prohibitiva. ¿Sabe de dónde más puede extraerse el plutonio? De los residuos nucleares de las centrales comerciales.

* Los Angeles Times, 18 de octubre de 1986.

Pero., en 1982 el Congreso prohibió el reprocesamiento de los residuos comerciales, lo cual prácticamente impide que los militares utilicen los residuos generados por el uso civil de la energía nuclear.

En este punto la trama se complica. Un producto secundario de la extracción del plutonio, que es uno de los componentes de los residuos más radiactivo, es el Cesio-137. Si el DOE pudiera encontrar un uso del Cesio-137, entonces podrían ir en busca de esa riqueza de plutonio que permanece en barbecho en los vertederos de residuos nucleares del país. Pues bien, han encontrado un uso: ¡que la gente se lo coma!

Como es tan importante construir cinco cabezas nucleares más cada día, ningún sacrificio es demasiado grande mientras tengamos ese precioso plutonio. Eso es lo que piensa el DOE. En 1983, en una declaración al subcomité de la agencia gubernamental House Armed Services, el DOE afirmó: «La medida del éxito (en el programa) será el grado en que esta tecnología se aplique industrialmente y la demanda de Cesio-137 que se cree posteriormente»*. ¡La demanda se ha de crear! La irradiación de alimentos no tiene nada que ver con la duración de los productos y la muerte de las bacterias, sino con el plutonio y la guerra nuclear.

Mark Twain dijo en una ocasión que hay dos cosas infinitas: el espacio y la estupidez humana, e hizo esta afirmación sin disponer siquiera de este ejemplo concreto de idiotez sobre el que reflexionar.

El doctor Donald B. Louria, profesor y presidente del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Comunitaria en la Facultad de Medicina de Nueva Jersey y autor de varios libros, ha escrito una carta a un colega expresando sus opiniones sobre la irradiación. Con su permiso, hemos tomado algunos extractos de esa carta:
Estoy preocupadísimo por la irradiación de alimentos. Hacia 1990, gran parte de los alimentos que ingerimos y que comen nuestros hijos pueden haber sido irradiados con Cobalto-60 (cinco años de vida media) o Cesio-137 (treinta años de vida media). Quienes lo proponen, nos dicen que ese tratamiento es totalmente seguro, que la irradiación puede reducir el uso de pesticidas potencialmente peligrosos y que la mayor duración de los alimentos irradiados nos ayudará a alimentar a las zonas del mundo que padecen el azote del hambre.

¿Es realmente seguro? La respuesta parece ser que nadie la sabe. Durante la década pasada se han hecho centenares de estudios, pero sólo un puñado (69) se han considerado lo bastante fiables para proporcionar datos realmente útiles. Aproximadamente la mitad de esos estudios llegan a la conclusión de que la irradiación es segura, mien tras que la otra mitad concluye lo contrario. No puede decirse que eso sea un aval espléndido. Existen preocupaciones justificadas res¬pecto a la seguridad de los productos radiofiticos en los alimentos, y entre esas preocupaciones está la de posibles daños genéticos. Hay otras cuestiones relacionadas con la seguridad. La cantidad de Cobalto-60 o Cesio-137 utilizada en las plantas de irradiación es enorme, y si se estudia con detalle la disposición de esas plantas, no parecen disponer de una seguridad adecuada. Un accidente o un ataque terrorista podrían arrojar enormes cantidades de radiación a la vecindad. Una planta con unos cuantos millones de curies de radiación y la capacidad latente de provocar una desastrosa contaminación del medio ambiente no es un buen vecino. Por otra parte, será preciso transportar continuamente y a largas distancias cantidades enormes de Cesio-137 o Cobalto-60. Son inevitables los accidentes con una liberación inadvertida de radiación.

* THE NATION, «Why is D.O.E., for Food Irradation?» 7 de febrero, 1987. 140

Es efectivo? Existe un continuo debate sobre las posibilidades que tiene la irradiación de aumentar la duración de los productos. La irradiación a 100.000 RAD será efectiva contra ciertas plagas, pero no impedirá que el producto se estropee. Así pues, uno de los principales argumentos de quienes proponen la irradiación de alimentos, su uso para alimentar a los pobres del mundo, requirirá una cantidad mucho mayor de irradiación, lo cual, a su vez, significaría más sustancias radiactivas en los alimentos y una gran probabilidad de que el valor nutritivo de los alimentos se reduzca de un modo notable. Incluso a la dosis de baja radiación, el problema de la pérdida de valor nutritivo no está solucionado en modo alguno. Así el control de las plagas conseguido por la radiación puede tener el contrapeso de un menor valor nutritivo. La idea de utilizar alimentos irradiados para alimentar al mundo responde a unas ilusiones que no se apoyan en la realidad.

¿Hay problemas secundarios de importancia? Hay uno que tiene inmensas implicaciones potenciales. En Estados Unidos se da una tendencia a sustituir el Cobalto-60, enriquecido principalmente en Canadá, por Cesio-137, que se obtiene de nuestro propio sumidero de residuos nucleares. Queremos utilizar los ocho millones, aproximadamente, de curies que hemos almacenado. Pero eso no durará demasiado.

Un pequeño número de plantas consumirán en seguida esa cantidad. Será necesario mucho más, y sólo hay una fuente posible: nuestras varillas de combustible gastadas en los reactores nucleares, tanto civiles como militares. Para obtener el Cesio-137 necesario, sería preciso reprocesar los residuos nucleares, y la misma operación que proporcione el Cesio-137 producirá también el plutonio que nuestros militares desean para la guerra de las galaxias y otros esfuerzos militares. Existen fuertes motivos para sospechar que la tendencia a irradiar los alimentos no refleja la determinación de alimentar al mundo, sino que más bien es una estratagema de los departamentos de Energía y Defensa para librarse de parte de los residuos nucleares y, al mismo tiempo, alimentar nuestra máquina de guerra. Pronto nos encontraríamos en la situación inquietante de contribuir a la carrera de armamentos al encender las luces de nuestra casa. Dado que cada vez es más probable que la carrera de armamentos acabe por matar a nuestros hijos, en esencia podríamos estar contribuyendo diariamente a la muerte de nuestros propios hijos. Sería interesante ver qué le ocurre a la industria de irradiación de alimentos si el Cesio-137 se prohibiera como la fuente de radiación.
Cuando un funcionario de Radiation Technology, Inc. (una de las empresas que esperan enriquecerse con ese proyecto) preguntó a un padre de Nueva Jersey por qué apoyaba al lado contrario a la irradiación de alimentos, el hombre respondió: «Si les sigo y resulta que están equivocados, mis hijos no sufrirán ningún daño. Pero si les sigo a ustedes y se equivocan, mis hijos podrían morir».

¿Puede hacer algo contra todo esto el ciudadano de a pie?

Desde luego que sí. En primer lugar, prepararse para ver cómo ridiculizan a éste y otros escritos contrarios a la irradiación de los alimentos. Hay grandes intereses creados que fomentan el proyecto. Están decididos a sacar tajada y se valdrán de todos los medios necesarios para lograr sus objetivos. Por eso harán un gran esfuerzo para desacreditar a quienquiera que in¬tente impedirles salirse con la suya. Sería conveniente que cuando el consumidor vaya a comprar, pregunte al gerente del establecimiento si tiene la intención de vender alimentos irradiados, porque si lo hace comprará en otro sitio. Lo más importante para un comercio al por menor es la satisfacción del cliente. Si un número suficiente de personas expresan su disconformidad por los alimentos irradiados, es evidente que los comerciantes se opondrán a venderlos.

Otras fuentes apuntan:

Algunos inconvenientes del uso de la irradiación de alimentos

1. No se puede usar para todos los productos.
2. Pérdidas de vitaminas, particularmente la A y en “menor” escala la B y la E.

De los diversos estudios realizados para conocer el efecto de la radiación en los alimentos parece haber acuerdo en que:

a) Ciertos productos son sensibles a la radiación y como consecuencia puede producir pérdida de vitaminas.

b) Los trabajos realizados hasta la fecha no son tan concluyentes como parecen y a veces son contradictorios. Esto según quien los realiza y sobre todo PAGA.

No obstante, y para iniciar el análisis del problema hay que recordar que la radiación no actúa de manera semejante en todo tipo de productos y el grado de destrucción de las vitaminas depende de la composición y del porcentaje de agua del alimento, del tiempo trascurrido entre la irradiación y el análisis, de las condiciones de almacenaje previas y posteriores a la irradiación, de la dosis de radiación y de la tasa de dosis, de la naturaleza y concentración de la vitamina, del tipo de atmósfera, de la temperatura y otras variables.

Pues no creo que sea un método muy recomendable, y muy efectivo, tendría como ventaja que causaría daños a los microorganismos en el DNA de estos por lo que en teoría morirían al no poder reproducirse, pero de igual manera puede tener efectos sobre la comida y de cierto modo, se contamina el mismo alimento, contaminando así al que ingiera esos alimentos.

En bacterias por ejemplo, estas tienen un sistema de reparación del ADN, denominado sistema SOS, el cual les permite reparar el DNA q se ha dañado en presencia de luz. Así que de pronto resultaría poco efectivo como método de conservación.

En Internet no hay demasiada información, la poca que hay se repite constantemente.
__________________

raicesoviedo
12/03/10, 14:04:30
sabeis como se plantan esparragos?

Kira
12/03/10, 16:38:14
Hola


Gracias Iosa.


Pero tengo una duda más que razonable ... ¿la solanina no se destruye por el calor?, tengo entendido que si ... con lo cual todas las solanáceas concinadas no tienen problema.

Otra cosa serían mis adorados tomates ...:-( (qué disgustos me das)

Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
13/03/10, 07:51:19
Hola Kira, desconozco si se destruye por la acción del calor, pudiera ser, quizás alguien lo sepa, aunque si lo pensamos bien, si como dice terrazocultor se puede extraer la solanina cociendo las hojas y los tallos del tomate y quedan como residuo final, parece ser que no se destruye ni evapora, mas bien se concentran, vamos pienso.


Veremos, como todo en la vida no abusar de nada es la llave para el equilibrio... Ese que aun deseandolo tanto cuesta alcanzar.

Kira
15/03/10, 22:42:37
Hola


Efectivamente, he estado buscanco información y hay mucha y contradictoria pero todo son panfletos sin ninguna credibilidad ...

Pero he encontrado algo con aspecto más serio, dice que no es termolábil ... vamos, que no la destruye el calor.:? , bueno, si se destruye, pero a 200 y pico grados ... cocinar no produce esa temperatura ...


Saludos

terrazocultor
15/03/10, 23:12:29
Pues si, la solanina es "heat-stable", resistente al calor, claro que, todo tiene un límite. Para destruir la solanina por calor, necesitamos superar 170ºC. O sea, que con un simple hervido no la destruimos, pero si con un asado o un frito.

Si poneis "solanina" en la wikipedia, os saldrá un texto un poco escaso. Pero si una vez dicho texto en vuestra pantalla pulsais en wikipedia el idioma "English", entonces aparece el texto de la solanina pero mas extenso, con mas información y mas detalles. Suele pasar cuando se trata según que temas, sobretodo técnicos. Es un buen truco: Si quieres ver ampliada una información, búscalo en español, y cuando te salga, pulsas idioma: "english": Veras como el artículo en inglés suele ser mucho mas extenso y detallado.

En este caso concreto, en inglés sale el detalle de que "para destruir la solanina hacen falta 170ºC o más, mientras que en la versión español, no dice ni pío de tal extremo:

"Deep frying potatoes at 170°C (306°F) is known to effectively lower glycoalkaloid levels (because they move into the frying fat), whereas microwaving is only somewhat effective, freeze drying or dehydration has little effect and boiling has no effect".

Kira
16/03/10, 21:54:59
Hola


Gracias.


En otro texto que yo encontré, con pinta de "serio", ponía que eran algo así como 240 º C ... lo cual se consigue poco menos que carbonizando las patatas en el horno ...:?


Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
03/04/10, 23:23:43
Me encanta leer estudios como éstos, que no hacen más que confirmar la pura lógica y en contra de todas esas noticias pseudocientíficas que pululan por doquier, y que se creen mucha gente por desgracia, sobre que el consumo de leche de vaca y demás es mala para la salud en humanos ... defendido con argumentos tan simples como que la Naturaleza ha creado la leche de vaca para los terneros ...

Y, entonces ... ¿porqué el ser humano, sobre todo de raza caucásica, tiene lactasa de adulto, a diferencia de cualquier otro mamífero?


Pues blanco y en botella ... :11risotada: : para tomar leche de vaca ..


La Leche ? (Algún día lo amplio). Para no cargarme el hilo de Jnadal, lo pongo aquí.

Querida Kira, ya veo que de leche :sorprendido: no tienes mucha idea, en fin...

Consúmela, consúmela, fiándote de cosas pasadas, muy pasadas y los intereses siempre mercantiles,.Si te quedas sin huesos o tienes alergias, Artrosis, Artritis o carencias de minerales, mucosidad constante, no digas que no te lo digieron.

Si supieras lo que hace en el intestino y los pulmones.

La leche sobretodo pasteurizada es un veneno se mire por donde se mire, y no solo por la carencia de lactasa, tiene un sinfín de problemas descubiertos por médicos y biólogos independientes, que están asociados a tan noble alimento.

Puedes buscar info, hay mucha, pero claro será solo la “fiable” la que te creerás y esa siempre habla virtudes de tan nefasto “alimento”, eso si abalada por tal o pascual instituto de no se que universidad y que encima sale en no se que revista científica.

¿Que tienes acciones en Pascual? :meparto: jajajajaja!!!! Ya sabes, es por meterme contigo un rato. Tranquila la Luna llena ya se va y estaré mas calmado, jejejeje!!!!

Iosa (El eterno aprendiz)
03/04/10, 23:25:11
LA CARA OCULTA DE LAS FRUTAS Y LAS VERDURAS.
Ya es sabido por todos de las buenas propiedades que tienen las frutas y las verduras. Nos dan agua, azúcar, fibra, vitaminas y minerales. Pues bien, aquí llego yo, para contaros su otra cara, su lado más oscuro…Tampoco ahora voy a desprestigiarlas, pero sí voy a poner los puntos sobre las íes, ya que al igual que el pescado o la carne, las frutas y las verduras pueden causarnos intoxicaciones o enfermedades.

Antes de empezar a ‘triturarlas’, voy a hacer un poco de historia.

Fue en la época de las exploraciones, en el sXVI donde empezó a surgir una gran variedad. El Viejo Mundo introdujo frutas y verduras del Nuevo Mundo, extrañas y exóticas para aquel momento. Europa ya tenía una gran afición a las especias asiáticas como el jengibre, cardamomo, canela, albaricoque, naranja, melón, limón, berenjena y otras. Aunque nosotros ya disponíamos de un buen surtido, usadas desde antes de cristo, como la cebolla, remolacha, setas, rábano, nabo, zanahoria, aceituna, manzana, sésamo, azafrán, puerro, lechuga… Colón, Magallanes y otros buscaron otra ruta a las Indias y fue cuando al conquistar América trajeron la patata, batata, boniato, calabaza, calabacines, tomates, judías, frijoles, pimientos, aguacate, piña tropical, vainilla… Se convirtieron en ingredientes habituales del Viejo Mundo. El cultivo volvió a recuperar su atención gracias a los huertos y plantaciones de Luis XIV en Versalles.
Hecha esta pequeña reseña histórica, vamos directamente al grano. Veamos ahora qué sustancias tóxicas pueden llevar estas frutas y verduras:

- Para mí la más importante en destacar, son los alcaloides, toxinas de sabor amargo. Son conocidos por ser venenosos a dosis altas, y la mayoría altera el metabolismo en dosis bajas: de ahí el atractivo de la cafeína, el teína, la nicotina, el cacao, la morfina, la heroína… Dentro de este grupo, encontramos las solanáceas con más de 2000 especies, plantas estimulantes, venenosas y medicinales: el tabaco, la belladona, las patatas, los tomates, berenjenas y pimientos de todas las clases a excepción de las pimientas blanca y negra.

- Dentro de las solanáceas, hay un tipo de alcaloide llamado solanina. Su concentración es menor en productos maduros que en los verdes y el almacenamiento con luz y calor puede aumentar el contenido hasta grados tóxicos, especialmente cierto en las patatas almacenadas de modo incorrecto. La solanina no se destruye con la cocción ni con la digestión, por lo que es almacenada en el cuerpo. En cantidades altas es muy tóxica y en cantidades moderadas pueden notarse ciertos problemas.
-
- Muchas personas, no saben que son sensibles a la solanina, y sufren trastornos en su estado de salud físico y psíquico, siendo el más visible, la calcificación de tejidos blandos: articulaciones, arterias, riñones y pulmones.

Patata con Solanina
El Dr. Hans Selye le llamó el ’síndrome calcifilático’, ya que interviene en la artritis, la artritis reumatoide, arteriosclerosis, la insuficiencia coronaria, la esclerosis cerebral, los cálculos renales, la bronquitis crónica, la osteoporosis, la hipertensión, el lupus eritematoso. Sólo decir, que las personas que suelen comer de manera regular pimientos, tomates, patatas o berenjenas, tendrán dolores musculares, calambres, dolor de huesos, ya que se atribuye a la falta de calcio circulante en sangre, la solanina lo retira. Así que se asegura que una dieta exenta de solanáceas mejoran y a veces se recuperan los problemas articulares. Personalmente, he tenido varios casos que han respondido fenomenal al quitarse las solanáceas. Si no piensas abandonar estas verduras, te recomiendo que, por lo menos, no tomes patatas o tomates verdes y deseches las patatas con brotes.

- Hay ciertos alimentos ricos en cianógenos (cianuro de hidrógeno) como la mandioca, los tallos de bambú y las variedades del fríjol de media luna, que se hacen aptos para el consumo si los hervimos sin tapar o si los fermentamos. Las semillas de los cítricos (limones, naranjas) también generan cianuro, hay que desecharlas.

- El champiñón y otras especies de setas contienen grandes cantidades de hidrazinas que son compuestos que contienen nitrógeno y pueden causar lesiones en el hígado. Por tanto, aunque la mayoría lo hacemos, es mejor tomar setas con moderación.

- Las legumbres como la soja, las alubias y los frijoles de media luna contienen inhibidores de proteasas y lectinas, unas proteínas que interfieren con la digestión. Las lectinas se fijan en las células intestinales y les impiden absorber nutrientes. Estos inhibidores y las lectinas se inactivan con una cocción prolongada, pero sobreviven en las legumbres crudas o poco cocinadas y causan síntomas similares a los de una intoxicación.

Regaliz.
- Hay unas sustancias como la miristicina, que da el sabor a la nuez moscada, siendo el responsable de la intoxicación y las alucinaciones que se sufren cuando se toma en grandes cantidades; la glicirricina, da el sabor dulce a la raíz de regaliz pero induce a una hipertensión arterial; y la cumarina, que da sabor al clavo dulce y a la lavanda pero interfiere en la coagulación de la sangre.

- Tomar grandes cantidades de brotes de alfalfa, significa tomar un aminoácido tóxico llamado canavanina que se le ha relacionado con el desarrollo de lupus eritematoso. Y la vicina y la convicina de las habas causan la anemia llamada fabismo, porque destruyen los glóbulos rojos de la sangre en personas delicadas.

- Los conocidos oxalatos son sales del ácido oxálico que se encuentran en las espinacas, acelgas, remolachas, amarantos y ruibardos (sus hojas son tóxicas). Los oxalatos de sodio y potasio son solubles, mientras que los de calcio forman cristales que irritan la boca y el aparato digestivo. Estos últimos se pueden combinar con calcio en el riñón humano, formando dolorosos cálculos renales. En dosis muy altas, el ácido oxálico es corrosivo y puede ser fatal. Se me olvidó mencionar que, los kiwis contienen cristales de oxalato cálcico, que en los purés y zumos pueden hacerse más aparentes y llegar a irritar la boca y la garganta.

- Los psoralenos se encuentran en el apio y su raíz, en el perejil y en la chirivía. Cuando estos alimentos se les somete a temperaturas próximas a la de congelación, a la luz intensa o a la infección por mohos, dañan el ADN y causan inflamaciones y ampollas en la piel. Se absorben a través de la piel durante el manejo, o si se ingieren, quedando latentes en las células de la piel hasta que se exponen al Sol. Por tanto deben comprarse super frescas y cocinarse o utilizarse rápidamente.
- Existen otras toxinas procedentes de mohos contaminantes como la patulina en el zumo de manzana, un moho que se da en la fruta estropeada, en los productos agrícolas (pesticidas, herbicidas), o en los contaminantes del suelo y el aire.
- Los pomelos contienen un precursor de la limonina, y su zumo se vuelve amargo si se daja reposar. Algunos de sus compuestos fenólicos hacen que los medicamentos que ingerimos persistan más tiempo en el cuerpo y pueden causar el equivalente a una sobredosis; por este motivo algunos prospectos de medicinas advierten contra el consumo de pomelos o su zumo junto con el medicamento. Estos mismos compuestos fenólicos se utilizan ahora como ingredientes potenciadores de los medicamentos
La agricultura masiva e industrial ha hecho que las condiciones de sus instalaciones (retretes, agua para lavarse) y los procesos de empaquetar no sean muy higiénicas siendo el producto contaminado por las personas, los recipientes y la maquinaria.
Las ensaladas colocadas en las barras de los restaurantes y bares pueden criar bacterias durante horas relacionándose con muchos casos de intoxicación, al igual que las ensaladas que nos vienen cortadas en bolsas. Por tanto, las ensaladas crudas no son recomendables para personas vulnerables a las infecciones. Los zumos de frutas que muchas veces se hacen triturando los frutos enteros (acordaros de las semillas tóxicas) se contaminan fácilmente, por eso casi toda la producción de zumos está pausterizada.

Debemos lavar concienzudamente todos los productos vegetales, incluyendo frutas cuya piel se vaya a tirar, los cuchillos y nuestras manos. Es eficaz lavar con agua y jabón pero es imposible eliminar todos los microbios de una lechuga u otra verdura cruda, ya que pueden sobrevivir al agua clorada. Una vez se han cortado deben utilizarse al momento o guardarse en el frigorífico. Intentemos al máximo que sean productos orgánicos certificados ‘de verdad’, cultivados en tierras lo más limpias posibles, donde el agua sea buena y sin utilizar ningún compuesto químico.

Naranja podrida
No quiero dejar pasar una fruta, que es su ‘momento de venta’, la naranja. Esta fruta daría para un artículo entero. Una fruta con un buen marketing, por el tema de su vitamina C y los resfriados. Si nos adentramos más veremos que, primero es una fruta, un alimento expansivo, es decir para climas tropicales, ya que refresca.
Si tomamos en pleno invierno zumo de naranja de buena mañana, nos vamos a quedar ‘helaos‘, con un frío interior difícil de sacar. Su relación sodio/potasio y magnesio/potasio está desequilibrada, lo que significa que esta fruta nos va robar calcio, descalcificando nuestros huesos. Así que si empiezas a notar tus uñas escamadas, eczemas en tu cara o en tu cuero cabelludo, mejor deja la naranja porque ya está tomando territorio en tu cuerpo.

Espero de todo corazón que esta ‘industralización’ no acabe con nosotros, ya que cada día es más difícil encontrar comida en buenas condiciones, sin peligros de ningún tipo, solamente comida que deleite nuestro paladar y calme nuestro estómago generando salud a nuestro cuerpo y también a nuestra mente. Todo está relacionado.
Sé que somos conscientes de que la alimentación es la causante de nuestra o enfermedad o de nuestra sanación. Por favor, no la dejes de lado, abre tu nevera, comprueba lo que has comprado, dándote cuenta que todo lo que hay dentro es para tí, para tu cuerpo y tu bienestar.

Como vimos en la primera parte, es mucha información que desmantela a las ‘apreciadas frutas y verduras’. Pero también hay que comentar que mucha culpa de esta cara oculta es nuestra, por cómo tratamos la tierra, cómo las cultivamos, cómo las recolectamos, en definitiva, por culpa de la agricultura masiva e industrial. Así que hoy me centraré básicamente en ésto y en un tubérculo que tomamos en grandes cantidades y muy a menudo, la patata.

En cuanto se recolecta una verdura, empieza a cambiar, y el cambio casi siempre es a peor, las excepciones son las plantas diseñadas para hibernar. Son más resistentes que los animales pudiendo sobrevivir durante semanas e incluso meses. Pero al arrancarlas de la tierra que las nutre se van consumiendo y acumulan productos de desecho, deteriorándose su sabor y textura. En cambio algunas frutas mejoran después de su recolección, porque siguen madurando.

El deterioro de frutas y verduras se acelera por la acción de los microbios, que están siempre presentes en su superfície y en el aire. Bacterias, mohos y levaduras atacan los tejidos vegetales. Son atacadas principalmente por bacterias, que crecen más deprisa que otros microbios. Ciertas especies de Erwinia y Pseudomonas causan la conocida ‘podredumbre blanda‘. Las frutas son más ácidas que las verduras y pueden resistir a muchas bacterias, pero son más vulnerables a los ataques de levaduras y mohos (Penicillium, Botrytis). Las frutas y verduras precortadas son cómodas pero muy susceptibles al deterioro y la podredumbre, ya que el corte agota la reserva de nutrientes, provoca endurecimieno, coloración oscura y desarrollo de sabores amargos y astringentes, exponiendo su interior a la infección de microbios.

Se ha detectado E.Colli en las ensaladas que se venden cortadas y ‘listas para comer’, así como en los brotes de alfalfa y rábano, melones y zumo de manzana; Salmonella en ensaladas de bar, zumo de naranja, melones y tomate. La superfície del melón se puede contaminar con microbios en el campo y causar intoxicaciones si los microbios se introducen en la pulpa al cortar el melón, así que se recomienda lavar bien los melones en agua caliente con jabón antes de prepararlos. Por tanto, mucho cuidado y precaución a la hora de tomar alimentos crudos y sin lavar
Consejos y modo de almacenamiento:
- Limpiar los fruteros y los cajones del frigorífico con frecuencia para reducir la población de microbios. La tierra contiene un gran número de microbios, y se debe eliminar de las superficies de las frutas y hortalizas antes de guardarlas.
- Guardarlas en los cajones de la nevera forrándolos con toallitas o bolsas de papel para retardar el ataque de los microbios ya que las verduras necesitan una atmósfera húmeda para no secarse.

Ensaladas envasadas, sanas, sanas, sanas...
- Los empaquetadores comerciales llenan sus bolsas de verduras y frutas con una mezcla de nitrógeno, dióxido de carbono y oxígeno para que las células vegetales sigan funcionando. Hay personas que no sacan los alimentos de las bolsas donde los pesan y ésto hace que aparezca una hormona vegetal, el gas etileno, que acelera la maduración y el envejecimiento. Por eso, los fabricantes ahora, han introducido recipientes con insertos que destruyen el etileno y prolongando la vida de las verduras, pero los insertos contienen permanganato (altamente tóxico).

- Para dar ‘buena presencia’ a los alimentos, en la planta empaquetadora, además, se los cubre con una capa de cera de subproductos petroquímicos como parafina(hidrocarburos saturados sólidos), ceras de polietileno y aceite mineral. ¡Más tóxicos para el cuerpo!

- Enfriarlos retarda el crecimiento de microbios, así que una reducción de 5ºC puede casi duplicar la duración de los productos. Las procedentes de climas templados se conservan mucho mejor cerca del punto de congelación, pero las frutas y verduras de regiones más cálidas salen perjudicadas a temperaturas tan bajas. Las pieles del plátano se ponen negras en la nevera, los aguacates oscurecen y dejan de ablandarse, los cítricos desarrollan manchas en la piel...Los alimentos de origen tropical y subtropical se conservan mejor a una temperatura más alta, de 10ºC, y muchas veces es mejor dejarlos a temperatura ambiente que meterlos en la nevera. Esto se aplica a melones, berenjenas, calabazas, tomates, pepinos, pimientos y judías.

- La congelación detiene el metabolismo de las frutas y verduras y los microbios que las estropean, pero los microbios reviven al calentar los productos. Los productores de alimentos congelados, congelan los alimentos rápidamente a -40ºC para minimizar el tamaño de los cristales de hielo, pero nuestros congeladores no enfrían tanto como los comerciales, y sus temperaturas fluctúan, de manera que durante el almacenamiento se derrite parte del agua, que vuelve a congelarse en cristales más grandes, y la textura del alimento se estropea. Si en casa queremos congelar nuestras verduras, es mejor blanquearlas antes, es decir, sumergir el alimento en agua hirviendo durante un minuto o dos y después sumergirlo rápidamente en agua fría para impedir que se siga cociendo y se ablande. Este método no es efectivo para las frutas.

Espero que con estos pequeños consejo podamos mantener nuestras frutas y verduras ‘a raya’.

Solanáceas de todos los colores.
Quiero seguir ahora con un tema que me fascina que es la familia de las solanáceas, y concretamente de la patata.

Como ya comente, existen más de 200 especies provenientes de América Central.
Los exploradores españoles trajeron la Solanum tuberosum procedente de Perú o Colombia en 1570. Era muy resistente, fácil de cultivar y al ser barata eran los pobre los principales ocnumidores. Es el tubérculo que más se consume en todo el mundo y en todas sus formas: hervidas, fritas, al horno…
Es muy importante un buen almacenamiento en un sitio sin luz y a unos 7-10ºC, ya que a temperaturas más cálidas nacerán brotes o se pudrirán. Ya os comenté que contiene alcaloides tóxicos, de 2 a 15 mg de solanina y chaconina por cada 100 gramos. Con niveles más altos, se nota un amargor, una sensación de quemazón en la garganta, problemas de estómago y neurológicos ( inhiben las colinesterasas, sistemas imprescindibles para la transmisión del impulso nervioso), en incluso la muerte.
Sus malas condiciones de cultivo y la exposición a la luz triplican los niveles normales de alcaloides. Por tanto si vemos que su piel está verde o tiene brotes nos señala que tiene un contenido de alcaloides altísimo y debemos desechar todas las patatas que tengan estan condiciones, ya que además su nivel nutricional es casi nulo en estas condiciones.

Además de estas sustancias tóxicas, hay que decir que al ser un tubérculo acuoso lo hace más proclive al desarrollo de bacterias, mohos y levaduras. Su flora habitual contiene esporulados, coryneformes, enterococos, coliformes, mohos y levaduras. Existe un hongo llamado mildiu que ataca a las hojas y al tubérculo de la planta y activa su putrefacción manteniéndose durante el transporte y la conservación. En condiciones buenas de humedad y calor, este hongo se reproduce velozmente pudiendo destruir cosechas enteras, por tanto la agricultura hace tratamientos a base de sales de cobre y tiocarbamatos (herbicidas).

Quiero recordaros, muy a mi pesar, que hay otras verduras además de la patata que son solanáceas:

- Tomate: Se ha relacionado en caso de artritis, artrosis o cualquier problema relacionado con los huesos. Personalmente, lo limitaría para los meses estivales y bien cocidito a fuego lento. Botánicamente es considerada una fruta, al igual que la berenjena y el pimiento. Todos los tomates de los supermercados han sido recogidos y embarcados cuando todavía eran verdes. Los rocían con gas etileno para que se pongan rojos, consiguiendo con ésto que se estén convirtiendo en un producto insípido. A la mayoría de los tomates enlatados les añaden sales de calcio (química) para dar firmeza y que los tomates se mantengan intactos.Y mucho cuidado con añadir a la salsa las hojas del tomate, ya que tienen un alcaloide llamado tomatina, potencialmente tóxico.
- Berenjena: Muy desequilibrada ya que contiene mucho potasio y poco sodio, robando así calcio de nuestros huesos. Es mejor evitar, inevitablemente… Como apunte decir que es la única de la familia de la patata que no procede del Nuevo Mundo, parece que empezó a ser cultivada en India y el sudeste asiático, y los mercaderes árabes la llevaron a España y África en la Edad Media. Al igual que el tomate, la berenjena (frutas tropicales) no se conseva bien en el frigorífico, causando malos olores y pardeamiento (su carne se vuelve de color parda) en unos días.
- Pimiento: Muy parecida en composición a la berenjena. Bastante nociva para las personas con problemas óseos y musculares. Debe su nombre a Colón por su sabor picante.

Sé que son muy malas noticias para vosotros los lectores, que disfrutáis de una tostada de pan integral con tomatito y aceitito, que os encantan las patatas al horno con alguna salsita por encima. Pero como siempre digo, debemos encontrar el equilibrio. No nos atiborremos diariamente de estos alimentos, deleitémonos con pequeñas cantidades y en momentos especiales. A mí, las solanáceas me recuerdan a la Homeopatía (Método curativo que aplica, en dosis mínimas, substancias que en cantidad mayor producirían efectos o afecciones semejantes a las que se combaten). Me explico, en pequeñas cantidades curan pero en grandes cantidades te envenenan.

Disfrutemos de la calidad de las cosas, de los alimentos, de los amigos, no de la cantidad. Mucho es menos. Menos es más.

No juegues con la comida, que no jueguen con nosotros. Hoy es un día gris y lluvioso en mi ciudad pero siento que hay esperanza, que saldrá el sol. Pues así siento que puede ocurrir con nuestro ’sistema alimentario’ si todos ponemos algo de nuestra parte, como por ejemplo, empezando a comprar verduras y frutas a una cooperativa o a algún agricultor de confianza. No le des más apoyo a la industria alimentaria, revélate y que no jueguen con nuestra salud! ¡Leche!

Salud y Buenos Alimentos
yodisasi

www.nutricionencasa.com

Kira
04/04/10, 13:17:07
Hola


A ver Iosa, si es que es como todo ...

Yo digo, defiendo y argumento que el hombre ha evolucionado para poder consumir leche de adulto (el resto de los animales no). Pero que eso sea así no implica que uno se tenga que poner de leche hasta las trancas (como efectivamente nos quiere convencer la indutria láctea).


Una copita de vino al día está demostrado que es buena para la salud, beberse 2 l al día es una barbaridad ...

Todo en su justa medida.



Por cierto, ya puestos ... dos preguntejas:

La leche sobretodo pasteurizada

¿Qué tiene de malo?


Y otra ... ¿tienes algo en contra de la lechuga?, es que como mucha ...


Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
04/04/10, 14:05:12
Tienes razón ;-) Kira, todo en demasía, pues eso… no es bueno, pero a veces no es la cantidad que se toma, si no la cualidad de lo que se toma, si el alimento produce ciertas cosas en el organismo, a veces basta un poco de cantidad para desencadenar una dolencia, otras no, a mas consumo, mas problema.

Hay muchas alergias por el consumo de leche de soja (de la de vaca ni te cuento, de esta ya hablare), por mas que nos la quieran vender y alabar sus virtudes desde las herbodietéticas, para que veas no me caso con nadie, intento buscar la verdad de las cosas y en todos los ámbitos hay mucho de falso y de interés.

Yo soy el primero que consumo lácteos, pocos, muy pocos, siempre bio y sin pasteurizar a ser posible, ya hablare de ello mas adelante, pero con lo ricos que están no seré tan tonto de darme un placer de vez en cuando, hace años del yogurt hacia mi religión particular, jeje!! Me ponía hasta las cejas, menos mal que tras informarme intente dejarlo, pues estaba realmente adictado y vi los resultados y mejoras y además muy pronto en mi organismo.

La lechuga que me acuerde de cabeza que mi memoria es mala, es de la familia de los opiáceos, un buen relajante, y sedante, además de inhibidor de la libido sexual.

Como alimento, composición y nutrientes no tiene pegas, como alimento energético si: es muy Yin, ósea frío, muy frío, contiene mucha agua, hincha los tejidos del cuerpo, hace que cojamos volumen, y para los sobrepesos y la celulitis es un gran precursor.

Si ya se, no tiene calorías apenas y se usa mucho en dietas de adelgazamiento, pero estoy aburrido a hablar con personas que consumen mucha fruta y verdura y no bajan de peso, ¿Por qué? Sencillamente no paran de hinchar sus cuerpos con agua, demasiada agua que se acumula y drenan mal los riñones, esto lo puedes creer o no, pero yo lo tengo constatadísimo en estos años.

La lechuga yo la consumo en verano, cuando hace mucho calor y mi cuerpo necesita refrigerarse con liquido, en invierno la tengo desterrada de mi mesa, no quiero hincharme con la edad como un globo, desgastar mis riñones que toleran mal el frío y pasar frío extra, jejejeje!!!

Además que los alimentos Yin dejan frío el cuerpo y en invierno es un lujo permitirse enfriar el cuerpo, el frío de por si ya es un contaminante, además que resta energía vital para otras funciones mas importantes, mejor un cocidito y dar calorcito, a cada estación sus alimentos según sean fríos o calientes, para mi y mi moza nos funciona de maravillas.

Sobre el vino, pues nada tómalo, yo no seré quien me meta un vaso en cada comida como norma, en algunas cenas o comidas especiales puede, me lo disfruto, por que además como todos los alcoholes destruyen células hepáticas, tiene una cualidad peor, hace que el tiempo de digestión sea mas corto que la que debería, ósea empeora la digestión, hace que salga mas rápido del estomago acelerando el transito, y con el precio actual y las carencias nutritivas de los alimentos mejor digerirlos bien y nutrirnos mejor.

De todas formas no hay que hacerme mucho caso y disfrutar la vida, yo no puedo, mi Marte en casa 6 no me deja y me hace ser muy guerrero en el campo de la salud, intento aprender a convivir con ello y no ser demasiado extremista como antaño, intento buscar el equilibrio actualmente y disfrutar mas, sin mas, total me voy a morir igual, jejeje!!!.

Cualquier cosa aquí estoy, de todas formas el tema de la alimentación actualmente lo tengo algo aparcado desde hace 3 años, me cree mi sistema propio y deje de indagar, actualmente habrá evolucionado más si cabe. Para mí un tema apasionante.

Kira
04/04/10, 14:18:58
Hola


Gracias Iosa.


Ahora, paso a meterte caña ... de buen rollito, claro ... ;-)


La lechuga ..... además de inhibidor de la libido sexual.



Venga ya .... qué yo tomo casi todos los días y no he notado nada ... :-)

Además que los alimentos Yin dejan frío el cuerpo y en invierno es un lujo permitirse enfriar el cuerpo, el frío de por si ya es un contaminante, además que resta energía vital para otras funciones mas importantes, mejor un cocidito y dar calorcito, a cada estación sus alimentos según sean fríos o calientes, para mi y mi moza nos funciona de maravillas.


Hombre, pues si, y más en mi zona que es muy fría en invierno y calurosa en verano ... en invierno me hincho a sopas, cocidos y demás cosas calientes y en verano a ensalads y gazpachos ... pero bueno, a mi la ensalada me gusta todo el año ...





Sobre el vino, pues nada tómalo, yo no seré quien me meta un vaso en cada comida como norma


Que no, que no, que no lo tomo a diario ... que luego digo muchas tonterías ...

en algunas cenas o comidas especiales puede, me lo disfruto

Eso es lo que yo hago ...


No si al final no vas a ser tan raro ... ;-)


Sencillamente no paran de hinchar sus cuerpos con agua,


Ah, qué alegría me das ... lo de mi tripita es agua pues... :-)


Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
04/04/10, 17:38:40
No si al final no vas a ser tan raro ... ;-)

Ah, qué alegría me das ... lo de mi tripita es agua pues... :-)


Ufff!!! Creo que morfológicamente somos bastante parecidos, dos brazos, dos piernas y un tronco con alguna variación, en esencia no soy verde, ni de ojos grandes, y gran cerebro, jejejeje!!!! Y incluso conociéndome me hago querer…

Ojo! una cosa es la capa de grasa y agua que cubre el vientre que puede ser mayor o menor y otra el tamaño del abdomen inflamado, esa tripa de la felicidad que denominan algunos, jejeje!!!

La tripita es sencillamente una inflamación de los intestinos, cuando combinamos alimentos que su digestión no es compatible o ingerimos algunas bebidas fosforadas o alcoholes, se crean fermentaciones durante la digestión y paso intestinal, que agrandan con los años el tamaño de los intestinos, por eso crece la tripa, yo gracias a dios no tengo, cuido mucho la compatibilidad de alimentos en la digestión.

Aunque algunas personas no les ocurre, esa rara especie que por mas que coma, coma lo que coma, no sacan vientre, pero son asuntos metabólicos de unos pocos "afortunados" aunque ellos padecen otras cosas.


Salud(o)s...

Kira
04/04/10, 18:22:33
Hola

yo gracias a dios no tengo, cuido mucho la compatibilidad de alimentos en la digestión.



Pues como yo digo ... si con 40 años un hombre tiene pelo y no tiene tripa, es un partidazo ... :11risotada: que supongo que no es tu caso, pues no pareces tan mayor ... ;-)


Y incluso conociéndome me hago querer…



Sin conocerte, habrá hasta quienes te apreciemos ...
Lo que no quita para que te lleve la contraria día si, día también ... :-P



La tripita es sencillamente una inflamación de los intestinos


No digo que no haya una parte de verdad ... pero también creo que, además de grasa demás, en general, no desarrollamos mucho la musculatura abdominal, debido al estilo de vida que llevamos.

Un mayor desarrollo de esta musculatura, a parte de darnos mejor tipito, es estupenda para mucha gente que tiene problemas de espalda ... porque por no tener este desarrollo muscular están sobrecargando ésta.


Eso sin contar con lo monos que estais cuando teneis "tableta de chocolate" ...:-)
(si es que el chocolate es mi perdición ... en varios aspectos ... -sin ser mal pensados, que no fumo-) :icon_mrgreen:
Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
04/04/10, 19:18:56
Pues como yo digo ... si con 40 años un hombre tiene pelo y no tiene tripa, es un partidazo ... :11risotada: que supongo que no es tu caso, pues no pareces tan mayor ... ;-) Eso sin contar con lo monos que estais cuando teneis "tableta de chocolate" ...:-)

Pues debo ser un partidazo :meparto: , tengo 42 tacos (bueno el dia 18) y tengo buen pelo, no tengo tripa, pero tampoco tabletas, que eso es una exageración producto del gimnasio, con hacer ejercicio regularmente se consigue una buena musculatura abdominal, sana para la espalda y para los intestinos, que los mantiene en su sitio.


(si es que el chocolate es mi perdición ... en varios aspectos ... -sin ser mal pensados, que no fumo-) :icon_mrgreen:

El chocolate...mejor :icon_mrgreen: me callo, que no es lugar para ciertas cosas.

Kira
04/04/10, 19:34:30
Hola

Pues debo ser un partidazo , tengo 42 tacos (bueno el dia 18) y tengo buen pelo, no tengo tripa,


Joer, pues si, un partidazo. ¿Y estás soltero? :-)


El chocolate...mejor me callo

Yo que te imaginaba comiendo zanahorias y mordisqueando apio crudo todo el día ... si me dices que comes o fumas chocolte, me matas ... :11risotada: y luego diciéndonos a los demás que no bebamos agua del grifo, que tiene cloro ...


Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
04/04/10, 20:30:59
Pues si consumo chocolate, y bebo alcohol, poco, muy poco, pero como negarse a un placer así muy de vez en cuando.

Y hasta fumo, un paquete al año de media, ósea cenas de amigos y grandes
eventos que merezcan echarse un pitillo. Fume y lo deje hace 16 años, pero me plantee si podría yo dominar el habito y lo conseguí, ahora yo controlo al tabaco, otro placer que con moderación no mata, jejejeje!!!!

Soy un saco de sorpresas, el camino del medio es lo mejor para la salud Psico-Emotivo-física.

P.D. Si tengo compi, 16 añitos caminando este 15 de mayo hace, lo mejor que me ha pasado :happy: en esta vida, sin duda.

nuria_lilium
18/08/10, 18:00:33
hola Iosa,
tengo 18 años y ya tengo problemas de salud en higado y riñones. ¿crees que si me cuido y como sano podré volver a estar sana?

Por cierto, gracias a todos los que habeís colaborado en éste hilo, os estoy realmente agradecida por toda la información que habeis expuesto.

Saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
18/08/10, 19:56:37
Hola, Una correcta alimentación siempre te ayudara en tu día a día, pero… mi consejo ante todo existiendo un problema de salud en órganos tan importantes es que acudas a un terapeuta reconocido sea de la rama medica que tu decidas, no lo dejes pasar, eres muy joven para tener ya problemas de ese tipo, desconozco tu trayectoria, pero apostaría que no son solo de orden orgánico o físico, hay mas detrás de esas dolencias que solo tu conoces.

La alimentación puede resolver casi cualquier desorden, pero por tu cuenta seria difícil conseguirlo, se necesita mucho conocimiento, yo personalmente ante problemas serios acudo a gente con muchos años de trabajo a cuesta, con eso te digo mucho.

Por tu nombre creo que vivirás por Cataluña, en Barcelona tiene que haber buenos Naturopatas (curación con medicinas alternativas y alimentación) o incluso macrobióticos (curación solo con alimentos), y si son Iridio logos (reconocimiento por el Iris) mejor y si saben de Medicina Tradicional China y Kinesologia y Nutricion ya es la hostia, pues podemos tener mal un órgano, pero casi siempre la raíz del problema viene de otro órgano o sistema físico, mental o emocional, y hay que dar con la base del problema para solucionarlo realmente y definitivamente.

Nunca te esclavices a estar de tratamiento constante, eso no es curar, eso es parchear y esclavizarte de por vida, sea el método que sea y venga de la escuela que venga.

Puedes tardar mas o menos en curarte, pero al final tienes que ser libre de la medicina.
De la única medicina que no podemos desapegarnos nunca es de los alimentos que son nuestra mejor medicina de por vida.


P.D. Para cualquier cosa menor por aquí andamos…

:5-okey: Suerte.

Marítima
18/08/10, 20:05:21
Qué bueno Nuria que subiste este hilo, me lo acabo de leer de un tirón.

En fin, patatas, tomates y berejenas a la horca también :desconsolado:

Y qué me dices de los ajos y las cebollas (y toda su familia), hace unos años hice un trabajo con una mujer Hare Krishna, ellos son vegetarianos que consumen derivados lácteos, con la mantequilla preparan el ghee que es un proceso en el que le quitan las impurezas (que por cierto es delicioso) pero por otra parte no consumen, ni ajos, ni cebollas, ni hongos, los consideran alimentos de baja vibra (no sé exactamente el porqué). Reemplazan las cebollas y el ajo por la asafétida.

Y otra cosa, tienes información para reconocer si un cuerpo es muy Yin o muy Yan?
Entre las diferentes medicinas alternativas que probé en mi vida, en una época iba a un médico chino herborista, lástima que no hablaba casi ni español, ni inglés, así que la comunicación era un poco extraña :11risotada: pero recuerdo que su medicina se basaba en ingerir todo caliente, de líquidos solo tomar las hierbas, que el mismo preparaba (y que no se sabía que eran), en forma de infusión. Todavía me acuerdo del olor de esas hierbas, como un poco ahumadas. Bueno, como estaba en una época inconstante no duré mucho con ese método :11risotada: .

Creo que sería bueno seguir este hilo. También me interesan las combinaciones de los vegetales. Por ejemplo, de la época de mi médico naturista, era iriólogo, él recomendaba no mezclar patatas con tomates. Quizás ahora que pienso sea por un tema de exceso de solanaceas... .

saludos

Iosa (El eterno aprendiz)
18/08/10, 20:46:55
maritima, recuerda, que todo cambio requiere tiempo, mucho tiempo, haber si ahora caes en depresión por no poder consumir esto o aquello, y a veces es mas sano consumir ciertas cosas que alimentan nuestro EGO/MENTE, así que tranquila, pasito a pasito y sin prisas, no sea que te de un patatús, el cuerpo necesita su tiempo, primero habitúate a los cereales que lleva tiempo.

Te lo dice uno que fue muy estricto en el pasado y la verdad no merece la pena, morir nos vamos a morir igualmente, jejeje!!! Todos las personas estrictas alimentariamente hablando son mas rígidos que para que, no disfrutan, no merece la pena, hay que vivir y disfrutar de todo en su medida si no existen problemas de salud serios.

Hay si, soy el primero que me pongo a comer arroz y hasta aburrirme, como un amigo que estuve 3 meses comiendo pure de calabaza y Mijo solamente, masticando 200 veces cada bocado, ahora odia el mijo y la calabaza, pero… el medico aun se esta explicando como puede ser que remitiera el cáncer, si cáncer de hígado, además de paso adelgazo 30 kilos, que estaba como un tonel al amigo.

Casos como estos conozco muchos, por eso me río de muchas, muchas cosas, si la gente supiera.
En Francia hay un centro con curaciones de todo tipo a montones en sus años de existencia y solo utilizan sencillos alimentos y ayuno. Pero que no se entere nadie que se les echan encima por intrusismo medico, jajá jajá!!!! Ya se sabe que el monopolio de curar (lo intentan) solo pueden los de siempre.

Las incompatibilidades en el sistema Macrobiótico están incluidas en las proporciones que usan, por ejemplo la 1:7 ósea una de proteína por 7 de hidrato de carbono, esto sienta bien a la mayoría de los humanos y es como se ha comido a lo largo de los siglos, una paella con unos tropezones de pescado o carne, pero no las de ahora que para encontrar el arroz hay que hacer oposiciones, la abundancia es un mal compañero de la nutrición actual.

Aunque si quieres ahondar busca info Higienista, son los putos amos de las incompatibilidades, además las han estudiado científicamente, mirando que ocurre con la digestión cuando mezclamos alimentos y en que proporción lo hacemos, y si es cierto unos alimentos frenan, entorpecen o anulan la digestión de otros, el tema es apasionante y muy largo de tratar.

Te recomiendo: la combinación de los alimentos por Herbert M. Shelton, todo un clásico en su genero.
Después de leerlo no veras la comida y como la mezclamos de la misma manera, jejejeje!!!!
Mas si cabe ahora que tenemos tanta cantidad y variedad para mezclar.

De echo cuando lo practicas cesan las indigestiones, flatulencias, sed patológica tras comer, y otras muchas cosas.

Pero… cuando acostumbras al cuerpo a lo bueno no te permite la minima, es un método para seguirlo a rajatabla, por que si no, te lo hace pagar caro en cuanto te despistas y comes alimentos incompatibles, es para mirarlo mucho, yo respeto algunas incompatibilidades que jamás hago, otras prefiero dejarlas pasar y que muy cuerpo se las componga.

Cuando seguía este método tenia una figura sin un ápice de grasa, un modelin, las incompatibilidades engordan, pero no quise pagar tan alto precio, la vida es para vivirla.

El eterno Yin-Yang. Luces y Sombras de este universo.

El cuerpo Yin es gordo e inflamado, hinchado, retiene líquidos, esta cansado, es ojeroso, manos y pies fríos, músculos flácidos, etc…

El cuerpo yang es seco, muy delgado, enjuto, músculos rígidos y endurecidos (sin hacer deporte), hiperactivo, suda poco, calor interno, etc…

Aunque no siempre es así pues podemos tener las dos variables en un mismo cuerpo, al fin y al cabo somos eso, un Yin Yang Humano.

Lo ideal el equilibrio entre estos dos opuestos que rigen la vida y que se descubrió en china hace unos cuantos milenios, una teoría apasiónate y a investigar.

A mas ver…

Marítima
18/08/10, 21:44:19
Ok, voy a buscar el libro que comentas. No, si ya me deprimo de solo pensar en no comer queso :11risotada: , es una broma, iré despacio.
Ahora me lo tomo con calma el tema de la comida, ya tuve mis malas experiencias al hacer cambios bruscos :icon_rolleyes: .

Dices que tienes a marte en la casa 6... en mi carta natal tengo al sol, venus, mercurio y júpiter, un stellium acuariano en la casa 6, en trigono a plutón en la 1 y haciendo cuadratura a marte en tauro en la casa 8 (todo un aprendizaje controlar mis impulsos) :11risotada: ascendente en virgo, cambio y depuración es mi lema. La astrología es otro tema que me apasiona.

Gracias por estar por ahí.

electrotrash
18/08/10, 21:46:05
Guau! que buen hilo, me tendré que armar de tiempo para leerlo como merece.
Muy bueno el libro que recomiendas Iosa, lo había sentido nombrar alguna vez por nutricionistas.
En casa lo que tratamos de hacer es consumir solamente las frutas y verduras de estación. O sea que realmente las ensaladas son cosas del calorsito del verano. Aunque la lechuga la podemos plantar todo el año en casa, no somos de consumirla en invierno por que sin saber nada de lo citado por ustedes (me refiero al YIN YAN en las verduras) hemos notado el tema de la retención de liquido y del frío en el cuerpo.
Me gustaría preguntarte por el puré de calabaza y mijo que mencionaste, tb lo he sentido nombrar como receta desintoxicante en alguna parte. Es recomendable hacerlo por una semana por ejemplo? Y en ese caso cuales serían las cantidades?
Gracias nuevamente.


saludos!

Iosa (El eterno aprendiz)
18/08/10, 22:01:43
Maritima …a mi también tras 6 años de Astro-analizarme que vengan y me digan que no es verdad y no funciona, me parto :meparto: , aunque realmente no se utilizarla, pues no aprendí a leer una carta, tan solo tratábamos terapéuticamente las nuestras a nivel personal para conocernos y ver la luces y las sombras de cada cual y tengo muy mala memoria, poco se me quedo del resto.

Para mi la mayor fuente de información de mi yo profundo y el de mi compañera, pues lo hicimos juntos y fue una maravilla, lastima que falleció el maestro, se nos quedaron cosas pendientes, pero bueno...

De echo en las escuelas místicas de conocimiento antiguas la astrología solo se le enseñaba a los iniciados de alto grado, dado que daba mucho conocimiento personal y de los demás y se podía utilizar malamente si no se tenia la suficiente buena moral.

Es un lujo tenerlo ahora tan a mano, lo difícil es dar con gente que realmente la domine, pues es muy complicada en su lectura y hay demasiados charlatanes.

electrotrash, bienvenida por estos lares, te gustara este foro. Si se puede hacer un semiayuno solo a mijo y calabaza, o solo arroz con ajo y cebolla o puerro y unas poquillas de algas.

En el ultimo traslado de vivienda solo estuve diez días comiendo arroz y verduras, energía y vitalidad suficiente para 10 días de trajín bestial, ya sabéis lo que representa una desmontar, mudanza y montar todo, y pude afrontarlo perfectamente, pero… no todo el mundo puede sentirse igual, si hay muchas toxinas que soltar el cansancio acudirá a nosotros y otros síntomas de eliminación.

A mas ver...

electrotrash
18/08/10, 22:25:05
Hola Iosa, gracias por la bienvenida, la verdad es que se respira lindo aire por aca:)
En casa somos de comer bastante "sano" ahora me estoy enterando de muchas cosa de las cuales a veces abusamos en determinadas estaciones, como el tomate en verano, cuando la huerta esta en plena producción! Pero si es de arroz y verduritas cocidas de lo que esta hecho nuestro invierno.
Justamente estamos en una etapa nueva, dentro de un tiempo nos mudaremos a nuestra propia casita y seria bueno hacer una limpieza tb de nosotros así que seguiré tu consejo de la calabaza y el mijo por unos días. Es puresito de calabaza hervida y mijo a gusto o hay alguna proporción?
Gracias nuevamente!

Saludos,

Páginas : [1] 2 3 4